Importancia del ADN


El ácido desoxirribonucleico o ADN es la molécula portadora de las claves genéticas del desarrollo y reproducción de un organismo. Puede considerarse algo así como la molécula de la vida, por contener la esencia de lo que constituye cada individuo. Está incluido dentro del núcleo de los organismos eucariotas y disperso en el citoplasma de las procariotas (básicamente, las bacterias). Ubicado en cada célula, su composición química está configurada por dos cadenas de nucleótidos cruzadas en forma de doble hélice.

ADN – Fuente: Pixabay

Estas moléculas son de tal dimensión que se ven obligadas a adoptar un intenso enrollamiento dentro del núcleo celular. Esa disposición espacial configura lo que en la fase de reposo se denomina cromatina. Pero cuando comienza cada fase de división celular, esta cromatina se organiza en cromosomas, 23 pares en la especie humana. Cada cromosoma contiene una molécula de DNA.

Las unidades sencillas que integran las cadenas de este ácido, los nucleótidos, contienen fosfato, un azúcar pentosa y una base nitrogenada. En cuanto a esta última, una de las cuatro existentes, adenina, timina, guanina y citosina, participa de cada nucleótido. Y es precisamente la secuencia de bases en las cadenas, única e irrepetible, la impronta del código genético de cada individuo.

Y dentro de este, pequeñas secuencias de nucleótidos dentro de las cadenas de ADN constituyen los genes. Estos pueden entenderse, cada uno por separado, como una estructura programadora de la síntesis de una proteína específica.

Su importancia en arqueología y paleontología

La técnica PCR permite recuperar información genética de restos óseos y dentales, habiéndose encontrado ADN en fósiles de 130.000 años. Sus posibilidades dependen de que los restos hayan estado preservados de agresores ambientales como radiación solar, humedad o temperaturas extremas.

Para arqueólogos y paleontólogos es una excelente herramienta de obtención de exhaustiva información sobre los orígenes del hombre. No en vano, el ADN es el testigo mudo de la evolución de este y de todos los seres vivos. Una suerte de cuentakilómetros molecular cuyo estudio da fe de la trayectoria seguida por nuestra especie y resto de organismos.

Importancia de la tecnología del ADN recombinante

Hablamos de una molécula que surge de la unión provocada de dos fragmentos de DNA. Su objetivo es aislar genes específicos de un organismo para insertarlos en otro tras una manipulación dirigida.

En la industria alimentaria puede usarse para elaborar cantidades ingentes de la enzima quimosina, necesaria para fabricar queso. O para otorgar a la variedad arroz de oro la capacidad de contener más betacaroteno.

En la industria farmacéutica, hace posible sintetizar la insulina, hormona de crecimiento o factores de coagulación de la sangre. Asimismo es posible mejorar la capacidad antigénica de la vacuna de la hepatitis B insertando este DNA en una levadura.

Aplicaciones tecnológicas

El uso de esta molécula ha trascendido la Biología para abarcar campos como el de la Bioinformática. Las experiencias con su manipulación han dado pistas sobre el almacenamiento de información en el desarrollo de programas de software.

Y vinculado al mundo informático está otro campo en expansión, la nanotecnología. El fundamento de la implicación del ADN es esta radica en copiar su diseño estructural para la configuración de nanoestructuras de interés tecnológico, como pueden ser nanorrobots.

Usos en medicina y medicina legal

Las pruebas de DNA permiten diagnosticar trastornos genéticos antes de se vean sus manifestaciones. Ello supone prevenir la transmisión de caracteres nocivos entre generaciones y tener conocimiento de un potencial riesgo de sufrir una enfermedad programada genéticamente.

Mediante ingeniería genética pueden llevarse a cabo manipulaciones de este ácido nucleico altamente aprovechables en la salud. Por ejemplo, introducir proteínas o anticuerpos para luchar contra el cáncer.

Dentro de la medicina forense, acredita solvente utilidad para descubrir la causa de un fallecimiento, algo de extremada importancia en criminología. La ubicuidad del ADN, presente en cada célula del organismo, le otorga una utilidad incomparable.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *