Importancia del agua para la vida


El agua es el líquido elemento del que el planeta está formado en un alto porcentaje. Sin la misma no podría haber vida en la Tierra. Estas afirmaciones suelen ser las habituales cuando se habla del papel del agua para la vida.

La ONU prefirió explicarlo de forma inversa y declaró, en un documento a tal efecto, que al día morían cerca de cuatro mil niños por falta de agua. Incluía en su investigación el importante papel que desempeñan los humedales, los ríos en el medio ambiente. Sentenciaba que la relación entre el agua y la vida es indisoluble.

Agua para la vida – Fuente: Pixabay

Algunos autores prefieren reivindicar la importancia del agua para el ser humano como creadora de energía que nos permite subsistir. Lo que parece evidente es que sin agua no hay vida.

Intentaremos a continuación poner algo de orden en todo este tema para llegar a una conclusión clara y concisa al respecto de la importancia del agua para la vida.

El papel del agua como garante de la vida en el planeta

Cualquier ser vivo necesita agua para vivir. Los distintos ecosistemas se nutren de agua para que su fauna específica pueda desempeñar su papel en la naturaleza. Si hay oxígeno es porque las plantas y los árboles llevan a cabo la fotosíntesis, todos necesitan agua para crecer.

De este planteamiento se llega a otros más definitivos. Si hay alimentos es gracias al mismo elemento. La agricultura la necesita. Las granjas la usan en grandes cantidades. Cualquier proceso industrial la incluye.

Y lo mismo sucede con la energía. Hay luz porque hay agua. Existen los biocombustibles por el mismo motivo. De ella también depende la higiene, la limpieza y muchos aspectos más.

Piense por un momento en lo que hace un día normal y medite sobre si podría hacerlo si no hubiera agua en el planeta.

¿Podría haber vida sin agua?

La respuesta es no. No existirían los animales de ningún tipo. El planeta se desertificaría a una velocidad de vértigo. El hombre solo podría comer los remanentes que tuviera almacenados y después se extinguiría.

En el caso de encontrar alguna sustancia similar tampoco se solucionaría el problema ya que la naturaleza, y el planeta, está basada en la existencia de este elemento.

Es más, piense en lo que sucede cuando cortan el agua por alguna avería en su casa. La primera reacción que tenemos es la de usar recipientes para llenarlos. Comprar botellas de agua y almacenar un alto número de litros por lo que pudiera suceder.

El agua es necesaria para todos los procesos de la vida por lo que una de las partes no tendría sentido sin la otra.

Consideración final

Observando los índices de mortalidad en los países sin infraestructuras destrozados por la sequía parece fácil llegar a la conclusión que andamos buscando. La muerte y la desolación son solo dos de las consecuencias de la falta de agua.

El agua para la vida es una necesidad y su propia justificación. Es decir, hay vida porque hay agua y viceversa. Son aspectos que no se pueden separar y que parecen tan obvios que a veces no caemos en la cuenta de la importancia de este tema.

El futuro no es nada prometedor. El hombre sigue gastando enormes cantidades de agua y el planeta podría quedarse sin reservas. Si a esto le unimos las funestas consecuencias que el cambio climático ya está protagonizando el resultado parece evidente.

De la importancia del agua para la vida poco más hemos de decir. Sea usted el que decida su opinión sobre el tema.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *