Importancia del ahorro energético


Enmarcado dentro de los factores preponderantes para el cuidado del ambiente, el ahorro energético se ha vuelto una tendencia actual. Esto se debe en gran parte al cambio climático y al papel de la energía en todos los ámbitos sociales. Su importancia radica en propiciar un uso energético más eficiente, racional y con el menor impacto ambiental posible.

Es bastante claro que el desarrollo de la humanidad está estrechamente ligado a su generación y consumo energético. En la medida que se busca el progreso, también se requieren cantidades de energía cada vez mayores para suplir la demanda. Eso implica más uso de combustibles, recursos renovables y no renovables, energía eléctrica, bienes y servicios, procesos industriales, entre otros.

Aunque muchos ciudadanos den por sentado los tipos de energía que utilizan, se ha hecho énfasis en controlar la huella de carbono. Este cálculo, relacionado con los gases de efecto invernadero (GEI), se aplica tanto para individuos como para procesos e industrias. En base a este conocimiento es que los países promueven políticas de ahorro energético de forma general y particular.

Más concretamente, la gestión de la energía requiere de medidas puntuales, innovación tecnológica y concienciación de la población. Por ello se está promoviendo el desarrollo sostenible, las energías alternativas, la eficiencia energética, la cogeneración y las buenas prácticas. Todos y cada uno de los que habitamos la Tierra somos en parte responsables por mantener nuestro entorno.

Beneficios del ahorro energético

En principio, el ahorro energético implica un uso inteligente de las fuentes de energía que resultan esenciales para la vida humana. Por ello, las empresas que actúan de manera responsable, pueden mejorar sus perspectivas económicas, tecnológicas y competitivas.

Bombilla de bajo consumo.

Bombilla de bajo consumo. Fuente: Freepik

Primeramente, la gestión energética empresarial permite un ahorro sustancial en los costes de producción. Por otro lado, reduce la dependencia de combustibles fósiles. Y además, como consecuencia de una buena política energética, se disminuye la emisión de CO2 a la atmósfera.

Consecuentemente, un uso eficiente de la energía abarata los productos y servicios, otorgándole mayor competitividad a la organización. Esto también repercute en la innovación, al querer implementar métodos alternativos a los tradicionales. Dentro de esta dinámica, la mejora del consumo energético favorece el control y mantenimiento de los equipos de producción.

Finalmente, la aplicación de medidas correctivas en función de mejorar el consumo energético visibiliza más a una empresa. Esto trae como consecuencia una revalorización de la marca, de su imagen verde y de su compromiso contra el cambio climático. Además, promueve un cambio en su cultura empresarial, involucrando al capital humano en prácticas positivas y motivadoras.

Iniciativas personales en torno al ahorro energético

Como se ha establecido anteriormente, los seres humanos tenemos la capacidad de modificar las condiciones circundantes. La energía en sus variadas formas, pero en especial la eléctrica, ha impulsado la calidad de vida de las personas. Por el hecho de utilizarla con frecuencia, el foco del ahorro energético también se ha centrado en los individuos.

En consecuencia, existen muchas maneras de propiciar un cambio positivo en la calidad de vida sin sacrificar los beneficios de la energía. Basta con repensar un poco cómo se percibe el uso energético para comprender que es una cuestión de malos hábitos. Por ende, con aplicar medidas correctivas, es mucho el aporte que se puede hacer por el bienestar del planeta.

Es importante apagar y desconectar los equipos electrónicos que no estén en uso. De la misma forma, apagar las luces cuando no se necesiten. Una manera sencilla de ahorra es aprovechar lo más que se pueda la luz solar. Asimismo, el mantenimiento anual de la instalación eléctrica resulta primordial para su buen funcionamiento y evitar el malgasto.

Adicionalmente, podemos emplear la tecnología y la conciencia ambiental para procurar un ahorro más integral. El uso de bombillas LED, medidores inteligentes y aplicaciones móviles no resulta particularmente complicado. Igualmente, usar menos el coche para movilizarnos, no malgastar agua, reciclar y consumir menos productos contaminantes, es un buen comienzo.

Bibliografía:

http://ovacen.com/el-ahorro-energetico-en-espana-que-opinan-los-expertos/
https://proyectoahorroenergetico.org/2016/03/03/importancia-del-ahorro-de-energia/
http://cienciasnaturalescmt.blogspot.com/2013/11/importancia-del-ahorro-de-energia.html
http://4.interreg-sudoe.eu/contenido-dinamico/libreria-ficheros/11268EB8-CE46-5D93-D5CC-6F82D70A6841.pdf

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *