Importancia de la autoestima


La autoestima es la valoración que hacemos de nosotros mismos en función de nuestras vivencias y experiencias. La forma en que sentimos las cosas, las cualidades y capacidades que percibimos, como nos vemos, conforman lo que se conoce como autoimagen. Esa autoimagen es la base sobre la que nuestra autoestima se construye, la manera en que nos evaluamos a nosotros mismos. Es un factor decisivo en la manera en que afrontamos determinadas situaciones, controlando en muchas ocasiones nuestra manera de actuar.

Mensaje para subir la autoestima. Importancia de la autoestima.

Mensaje para subir la autoestima. Fuente: publicdomainpictures

La autoestima es un elemento muy importante de nuestra personalidad y determina nuestra realización personal y nuestro propio desarrollo a lo largo de la vida. Es el motor o empuje que nos permite o impide afrontar determinados retos que aparecen.

De esta manera, una persona con una autoestima alta es capaz de luchar y de enfrentarse a ciertas situaciones que pueden suponer un reto. Por el contrario, una persona con una autoestima baja no se verá capaz de emprender retos, su actitud estará más encaminada hacia una huida y a evitar dicha situación.

Procesos que componen y desarrollan la autoestima

Los humanos somos complejos y no es fácil definir qué paso exacto de nuestra vida ha dado lugar a la imagen que tenemos de nosotros mismos, o en qué momento ha podido cambiar esa idea que teníamos hacia nuestra persona. Todas y cada una de las experiencias vividas aportan su grano de arena en la formación de esa imagen.

De esta manera, cuando somos pequeños nos damos cuenta de que somos niños o niñas, de que tenemos manos y piernas, de que hay personas a las que les gustamos y personas a las que no. Debido a esas experiencias en que nos sentimos rechazados o aceptados formamos la idea que concebimos de nosotros y evaluamos lo que valemos o no.

La adolescencia es la etapa de la vida más crítica desde el punto de vista de la autoestima. En esta etapa los individuos comienzan a ser más independientes, comienzan a desligarse de sus padres de los que han dependido en gran medida. Es cuando se necesita el apoyo de otras personas para ir avanzando.

Es ahí donde influye la imagen preconcebida que tengamos de nosotros. Si durante los años anteriores hemos desarrollado una autoestima fuerte seremos capaces de afrontar todos estos retos. Si nos sentimos poco valiosos, todos los retos de la adolescencia serán demasiado. Puede acabar buscándose otros caminos como la adicción a ciertas sustancias.

Formas de aumentar la autoestima

Es posible mejorar la imagen que tenemos de nosotros mismos con una serie de comportamientos sencillos. El principal es no perder las ganas de pensar en positivo. Es importante ver lo que parece que no tiene solución de otra manera, invirtiéndolo.

Otro aspecto que debe trabajarse en estos casos es no generalizar. Si se tiende a hacer general una mala experiencia no conseguiremos más que perder confianza en nosotros mismos. No seremos capaces de superar ningún reto pensando de esta manera. Del mismo modo, es importante centrarse en todo lo bueno.

Es muy recomendable rememorar y alabar todos los éxitos que se han conseguido. De esta manera aumentará la capacidad para afrontar nuevos retos. Es una manera de demostrarnos que somos capaces de hacerlo, aunque en ese momento no lo parezca. Debemos confiar en nosotros mismos y en nuestras capacidades.

Lo fundamental es aceptarnos como somos. Todos tenemos cosas valiosas y aprender a valorarlas es fundamental para mejorar la imagen que tenemos de nosotros mismos. De esta manera podremos esforzarnos en mejorar, identificando que aspectos queremos potenciar. Es importante establecer metas y realizar los cambios necesarios para alcanzarlas.

Aspectos fundamentales para cambiar nuestra autoimagen

Para poder llevar a cabo esta tarea lo primero es plantearse una meta realista. Debemos evaluar que es lo que no nos gusta. Identificando el problema es más sencillo encontrar la solución. El siguiente paso consiste en establecer las tareas necesarias para poder alcanzar dicha meta. Como punto final estar dispuestos a cambiar resulta indispensable para poder modificar nuestra autoimagen, acercándola a lo que nos gustaría.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *