Importancia del calentamiento


El calentamiento se podría definir como la puesta a punto de todos los músculos que se van a utilizar para la práctica de una actividad física relacionada, en muchas ocasiones, con el deporte.

Sin este esencial preámbulo estamos apostando por una rotura fibrilar, un problema en los tendones o consecuencias de incierta evolución que se pueden evitar fácilmente haciendo unos minutos de calentamiento.

Calentamiento – Fuente: Pixabay

Evitar este tipo de situaciones es muy fácil haciendo correctamente unos ejercicios previos que entrarían dentro del término a describir. Como decimos más adelante, con unos quince minutos sería más que suficiente.

En el presente artículo comentaremos los tipos de calentamiento y sus virtudes. Finalizaremos con una valoración general de esta actividad física inseparable de cualquier tipo de deporte.

El calentamiento, modo correcto de realizarlo

Como hemos expuesto, se trata de calentar los músculos para una actividad determinada. Dependiendo de la intensidad de la misma y de las partes del cuerpo que entren en juego en la misma así deberíamos calentar.

Se podría hacer un calentamiento general antes de la práctica de aerobic, baloncesto, fútbol, tenis y similares. Todos los grupos musculares deberían ir entrando en funcionamiento para prepararlos de cara al inminente esfuerzo.

Si la actividad solo afectará a un grupo de músculos determinado se optará por el estiramiento y el calentamiento específico de éste. Cuanto más, y mejor, caliente más notará los beneficios de tan básica acción para su salud física.

Lo que parece estar totalmente comprobado son los beneficios de estos preámbulos antes de comenzar a hacer deporte. A continuación se los explicamos.

Beneficios del calentamiento

Aunque no lo parezca, estos ejercicios están pensados para ir calentando el cuerpo también de forma literal. La subida de temperatura es necesaria para una mejor tonificación muscular.

También se incrementa la oxigenación de los músculos lo que evitará lesiones posteriores. Gracias a estos ejercicios previos, se ganará en energía y en efectividad. El estiramiento previo de tendones y ligamentos evitará la clásica rotura fibrilar.

Es decir, esta acción genérica termina afectando a la salud de forma directa. Evitar una lesión de evolución incierta o lograr mejorar el rendimiento físico son solo dos de sus virtudes.

A renglón seguido expondremos los perjuicios de evitar hacer lo que hemos comentado para lograr, comparando ambas actitudes, confirmar la importancia de lo que venimos exponiendo.

Perjuicios de evitar el calentamiento

Imagine que va a una piscina a nadar un rato. Bien sabe que este deporte pone en marcha varios grupos musculares. Llega a la playa de la misma, se ducha, se tira al agua y comienza a nadar tal cual.

Sus músculos y articulaciones sufrirán tanto por el contraste de temperatura como por tener que irse calentando a medida que nada. Esto provoca lesiones múltiples que podrían ser de gravedad.

Y tan importante como este paso son los estiramientos una vez terminado el ejercicio. A veces se termina y se decide irse al vestuario a ducharse. Antes es vital estirar los músculos usados durante unos minutos para evitar problemas a posteriori.

Con un cuarto de hora que le dedique tanto a calentar como a estirar estará logrando su loable objetivo de hacer deporte de forma sana y segura. Evitará lesiones, conseguirá mejorar su rendimiento y terminará disfrutando mucho más de cada ejercicio que haga. De ahí la importancia de la acción arriba descrita.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *