Importancia del canal de panamá


El canal de Panamá conecta el Pacífico con el mar Caribe desde el quince de agosto de mil novecientos catorce. Esta construcción ha sufrido distintas reformas pero siempre manteniendo su objetivo principal: mejorar la relación comercial a nivel mundial.

Sus sesenta y cinco kilómetros de longitud convierten al canal de Panamá en una travesía de entre ocho y diez horas. La obra está entre las más laureadas del siglo XX tanto por su diseño como por su efectividad.

El antiguo paso por el cabo de Hornos o el estrecho de Magallanes alargaba en demasía los viajes. Desde el antedicho año se puede lograr una mayor efectividad comercial que termina incidiendo en el aumento de beneficios de la economía mundial.

En mil novecientos noventa y nueve Estados Unidos cedió su soberanía a Panamá que es la que controla ahora tan importante paso de mercancías a nivel mundial. A continuación glosaremos otras características importantes de tan vital construcción arquitectónica.

Impacto del canal en la economía panameña

Canal de Panamá.

Canal de Panamá. Fuente: Pixabay

Desde su inauguración, Panamá es la gran beneficiaria de esta construcción. El canal es un perfecto anuncio de los servicios del país. El pago que hacen los armadores para cruzarlo confirma también el buen hacer de los gestores del canal.

El canal crea puestos de trabajo y mantiene su efectividad. También crea una serie de actividades económicas que vienen a aumentar los beneficios totales. Es la base para exportar otros servicios ubicados en las zonas que cruza este prodigio de la arquitectura.

La economía panameña se ha visto reforzada al poder llevar a cabo exportaciones de una forma más económica y al relanzar la llamada Región Interoceánica del Tránsito. El canal, por lo tanto, ha sido un gran revulsivo para la anteriormente depauperada economía nacional.

Por ende, la economía de países cercanos fue mejorando y terminó haciéndolo también la mundial. De esta manera, hoy no se entiende el comercio internacional sin usar este canal.

El futuro del canal de Panamá

Unos veinte años después de su inauguración ya se comenzó a pensar en una posible ampliación. El paso de las décadas ha confirmado esta necesidad. El tamaño de los buques ha aumentado de forma considerable y una ampliación sería una solución muy efectiva.

Es más, la palabra Panamax designa a los buques que pueden pasar por el canal. En un primer momento estos barcos podían cargar hasta cuatro mil contenedores de veinte pies. Los barcos actuales, calificados de post-Panamax o super post-Panamax, cargan hasta trece mil.

Este último factor les impide, por la anchura, pasar por el canal. Tardar dieciocho horas en cruzar un canal y pagar cincuenta y cuatro mil dólares de peaje ubica a su competidor, el canal de Suez, en una mejor posición para los armadores.

Tras la presunta reforma del de Panamá el de Suez bajaría su peaje y el antedicho tendría que amortizar el gasto realizado de alguna forma. El futuro para el canal es, por lo tanto, algo incierto según hemos podido comprobar.

Conclusiones

Si el canal termina incorporando un nuevo juego de esclusas logrará captar la atención de los armadores de los buques post-Panamax. El problema está en quién llevará a cabo esta obra, si durante la misma afectará al resto del canal y cómo reaccionará el mercado.

Lo que parece evidente es que el ahorro de hasta un mes en enviar las mercancías es más que considerable. El canal de Panamá aporta una mayor rapidez al movimiento de productos y este factor es la base de su éxito.

El futuro será el que aclare si su ampliación es un éxito y si el canal de Suez termina por ganarle la partida. Hoy por hoy, la importancia de esta construcción es innegable tal y como se confirma día a día.

Conectar ambos océanos fue la idea original que gracias al canal de Panamá logró convertirse en una útil realidad.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *