Importancia de la contabilidad


La contabilidad se define como el registro de los ingresos y los gastos de una empresa, asociación o similar.

Su aplicación a nivel doméstico es también muy útil aunque vamos a centrarnos en la parte más empresarial de esta acción.

Contabilidad – Fuente: Pixabay

Parece obvio pensar que registrar los movimientos económicos de cualquier negocio es casi tan antiguo como el propio ser humano. De hecho, a finales del siglo XV ya apareció el primer tratado al respecto.

De los objetivos de esta disciplina y de la necesidad de la misma hablaremos a continuación. Intentaremos llegar a una conclusión que aclara, de forma objetiva, si la contabilidad es tan importante como pueda parecer en un primer momento o bien todo lo contrario.

¿Cómo influye la contabilidad en la actividad empresarial?

El contable se encarga de registrar, como venimos indicando, todo lo que sucede a nivel económico en la empresa o institución de turno. Sus informes son muy valiosos ya que pueden marcar el camino a seguir. Viendo la evolución de los beneficios, o de las pérdidas, resulta más sencillo conocer cómo corregir, o mejorar, esas tendencias.

Uno de los objetivos de este registro es conocer el funcionamiento económico de cada departamento para que los propios trabajadores sean capaces de encontrar soluciones a los problemas que pudieran surgir.

Igualmente, hay un aspecto más externo que sería el de ofrecer a personas ajenas a la empresa o institución el balance de la actividad en un periodo de tiempo determinado.

Es decir, es casi la única manera que tiene cualquier tipo de entidad para conocer el estado de sus cuentas y actuar en consecuencia.

¿Podría existir una empresa o entidad sin contabilidad?

Hasta que hubiera dinero en la caja sí pero no mucho más. Sería una verdadera hecatombe para cualquier tipo de institución actuar de esta forma. Sirva el siguiente ejemplo para explicarlo algo mejor.

Si un niño tiene un euro en el bolsillo parece casi evidente pensar que se lo gastará en chucherías de forma inmediata. Volverá a casa sin un céntimo porque tiene la certeza de que dentro de equis tiempo recibirá un nuevo euro para gastar.

Haciendo el paralelismo, si una empresa decide gastar sin saber cuánto le queda en la caja y no llegan los pedidos no hace falta ser economista para adivinar qué sucederá.

La contabilidad es, como venimos exponiendo, el único recurso que tiene el gestor de esa entidad para conocer el pasado y el futuro más inmediato de la misma y actuar en consecuencia.

Consideración final

Volvemos al inicio para recordar cómo todos tenemos una cantidad de dinero que pagar de forma mensual, luego viene el suministro de comida, gastos imprevistos y similares. Es decir, todos hacemos una contabilidad doméstica para evitar problemas de funestas consecuencias.

Las empresas, asociaciones, instituciones y demás tienen que hacer exactamente lo mismo. Sin control no se puede llegar a nada. Ignorando los beneficios obtenidos, desconociendo los gastos, actuando sin norte alguno solo se llega al desastre.

La contabilidad en una empresa, o en un hogar, es un ejercicio no solo de registro de la actividad económica sino de responsabilidad. De ella depende que sigamos adelante o que afrontemos un futuro lleno de incertidumbre.

Esperamos haber expuesto claramente los motivos que nos llevan a confirmar la vital importancia de la contabilidad a todos los niveles arriba descritos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *