Importancia del derecho


El derecho es el conjunto de normas que regula la conducta humana en el marco de la convivencia social.

Absolutamente todo en nuestro día a día está regulado o amparado en determinados grupos de normas, por lo que es una disciplina fundamental para el bienestar social. La ley es omnipresente y alcanza a todo tipo de actos y rutinas, garantizando el buen término del orden social. Incluso los actos que podamos creer insignificantes, como el de encender la luz o aparcar el coche, cuentan con un gran entramado legal detrás.

Derecho – Fuente: Pixabay

El mundo jurídico es tan amplio como complejo. En él pueden confluir diversas corrientes de pensamiento, influenciadas a su vez por determinadas ideologías políticas, sociales o filosóficas. El objetivo del orden normativo, en cualquier caso, no es otro que el de garantizar la justicia, la libertad y la seguridad, entre otros muchos principios de análogo valor.

Los principios inspiradores del derecho

El ordenamiento jurídico se vertebra a través de determinados principios morales, presentes a lo largo de todo el conjunto normativo. Así, mencionábamos la justicia, la libertad y la seguridad, como también podrían citarse la igualdad, la equidad o la buena fe, entre otros.

Las máximas que inspiran unos y otros ordenamientos jurídicos pueden variar de unas a otras tradiciones jurídicas. Aun así, todas ellas derivan de una concepción naturalista de las leyes, que asocia determinados postulados éticos con la condición humana. La presencia de estos principios resulta fundamental en el desarrollo de las normas, pues velan por la justicia y el amparo de todos los individuos en sus relaciones con los demás.

Las distintas ramas del ordenamiento jurídico

El derecho se ocupa de todas las esferas en que un individuo puede desarrollarse. Los conjuntos normativos, pues, pueden clasificarse por los tipos de actos y conductas que regulan. A grandes rasgos, deben distinguirse las siguientes disciplinas jurídicas:

  • Civil: Regula las relaciones privadas entre particulares, ya sean a nivel familiar o contractual, entre otras.
  • Mercantil: Se ocupa de las sociedades profesionales y de las empresas.
  • Laboral: Se encarga de velar por los derechos individuales y colectivos de los trabajadores.
  • Administrativo: Regula las relaciones de los individuos con la administración.
  • Penal: Establece las penas que deberán imponerse en caso de que se cometa un delito.

Además de las anteriores, existen otras muchas ramificaciones del orden jurídico que regulan todos y cada uno de los aspectos del comportamiento humano. El papel que juegan las normas en nuestra sociedad, pues, es fundamental; y es que además de estar presentes en todos los ámbitos en que se desarrolla la personalidad humana, son de obligado cumplimiento con independencia de que puedan desconocerse.

Los derechos humanos

La Declaración Universal de los Derechos Humanos es el resultado del consenso de la comunidad internacional acerca de lo que deben ser derechos inherentes a la condición humana. Los diferentes países tratan de dirigir sus políticas hacia la consecución efectiva de tales garantías, por lo que es de vital importancia seguir en dicho camino para alcanzar la paz y el bienestar social internacional.

El entramado jurídico, pues, se convierte así en un medio idóneo por el que alcanzar determinados idílicos sociales. El fin de las guerras, del hambre en el mundo y de muchos otros problemas que hoy acechan a buena parte de la población dependen en buena medida de la manera en que se regulen los poderes públicos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *