Importancia de los estados financieros


La definición de estados financieros hace alusión a los informes que una empresa o institución redacta para conocer cómo evoluciona su situación financiera. Se analizan en estos documentos tanto el pasado como el presente y el posible futuro de la evolución de su propia economía.

Estados financieros – Fuente: Pixabay

El término se usa de forma general e incluye los balances, la cuenta de resultados, las alteraciones patrimoniales, el capital disponible y otros aspectos informativos sobre la economía de esa empresa.

Este informe se presenta de forma anual a los accionistas, si los hubiera, de la empresa en cuestión y por ende al fisco. De esta forma se puede hacer una comparativa con el informe del año anterior y corregir, si fuera necesario, algunos aspectos para aumentar los beneficios.

¿Para qué sirven los estados financieros?

Para saber el estado real de las cuentas de una empresa y corregir los problemas que hayan surgido o que podrían surgir. Un negocio, o un hogar, puede saber en qué se ha gastado el dinero, cuánto hay para seguir gastando y cómo se podría aumentar los beneficios.

Esta información es de vital importancia para los inversores. Cualquier persona que quiera comprar o invertir en una empresa necesitará antes conocer el estado de las cuentas de la misma.

Los inversores terminan influyendo en la sociedad ya que generan puestos de trabajo. La conexión entre el estado financiero de una empresa y un trabajador es más estrecha de lo que pueda parecer.

La importancia de este tipo de documentos parece estar comprobada pero ¿Cómo afectan a la sociedad?

Los estados financieros y su influencia en la sociedad

No solo afectan estos informes a la posible creación de puestos de trabajo gracias a la llegada de un inversor. Recientemente hemos visto cómo en España se rescataba a los bancos que habían presentado unos lamentables estados financieros como resultado de su actitud antes de la crisis del dos mil ocho.

Lo mismo sucede si una empresa anuncia sus beneficios pero no paga sus impuestos en nuestro país. Es decir, la mejoría en la cuenta de resultados no ha repercutido en las arcas del país por lo que, a la larga, esto puede conllevar multas a esa compañía que terminarán con el despido de trabajadores y con el aumento del paro.

Como hemos dicho anteriormente, la relación entre un estado financiero y el trabajador de una empresa es más directa de lo que se piensa. Cualquier persona es víctima de este tipo de documento bien sea trabajador o pensionista.

La siguiente pregunta parece obvia. ¿Qué sucedería si no existiera este análisis anual de las cuentas de una empresa o institución?

¿Es posible la existencia de un negocio o institución sin estados financieros?

Posible es pero, si echamos la vista atrás, nos daremos cuenta de que no es nada aconsejable. Han existido etapas en las que las empresas, negocios, instituciones gubernamentales y similares no presentaban estos informes.

En todos los casos han terminado o cerrando o provocando despidos masivos de trabajadores. Lo mismo se puede aplicar a un negocio pequeño o incluso a cualquier hogar. Se puede seguir adelante sin analizar en qué se gasta el dinero y cómo entra el mismo pero la ruina no tardará en aparecer.

A nivel social y familiar, la única forma de prever una crisis o un problema importante a nivel financiero es el análisis de lo sucedido.

Solo así se logrará saber qué ha pasado y qué puede suceder. De cada cual depende tener esa certeza o seguir sin norte alguno.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *