Importancia de la familia


Cuando abordamos los aspectos psicológicos e individuales fundamentales, la importancia de la familia es un tema recurrente. Aunque el núcleo familiar haya sufrido modificaciones conceptuales de forma y género, sigue representando la unidad básica de la sociedad. Para el ser humano, esa persona o grupo representa un vínculo afectivo con el cual aprende, convive y se desarrolla.

Los sociólogos le otorgan un carácter esencial porque es la primera experiencia comunitaria del individuo. Esos primeros pasos le permiten compartir, desarrollarse, empezar a comunicarse y a aprender, a tener valores, a identificarse. Ese contexto de protección y cuidado le confiere las herramientas iniciales para desenvolverse física, emocional y psíquicamente en su entorno.

Aunque la práctica presente sus excepciones, la dinámica familiar le otorga al individuo las condiciones para desarrollar su personalidad. La influencia parental, de abuelos, hermanos o primos, da origen a las ideas, creencias, actitudes y valores personales. Para la mayoría, es el punto de partida para convivir en sociedad, para moldear el carácter y encontrar pertenencia.

Familia.

Familia. Fuente: Pixabay

Consecuentemente, su importancia se revela más claramente en el desenvolvimiento integral de cada sociedad. Las relaciones de esta naturaleza, que son fuertes, armónicas y saludables, tienden a verse claramente reflejadas en la dinámica social. Los problemas que conforman el núcleo familiar son indicadores inequívocos de las dificultades de ciertos países.

Asimismo, es claro que el matrimonio tradicional ya no representa la norma para la constitución natural de las familias. A pesar de que como individuos queremos pertenecer a un grupo determinado, no siempre es el caso en ciertas circunstancias. Tanto es así, que hoy en día prevalecen todo tipo de conformaciones que han vuelto estas relaciones aún más complejas.

Tipos de familia

Para comprender mejor la importancia de la familia, es necesario conocer cómo ha sido rediseñada por las diversas circunstancias culturales. En principio tenemos el modelo nuclear, que aunque suene radiactivo, se trata de madre, padre e hijos. Aquí también entra la variante extendida, que además puede incluir abuelos, tíos, primos y otros parientes cercanos.

Seguidamente, encontramos la estructura monoparental, que por lo general es representada por madre e hijos. La dinámica homoparental representa a una pareja homosexual (mujeres u hombres) y los hijos biológicos o adoptados. Y finalmente, distinguimos la ensamblada, que pueden ser 2 o más grupos, o solo hermanos o amigos que han decidido vivir juntos.

La moraleja implícita radica en que el concepto de familia se ha ampliado más allá de su concepción clásica. Esto es significativo por varias razones, sobre todo porque sugiere que la convivencia sana puede darse de muchas formas. Esto repercute en la perspectiva de sus integrantes, en su forma de ver el mundo y en la sociedad como elemento indivisible.

Consecuencias del abandono familiar

Como muchas cosas, los vínculos familiares pueden romperse en cualquier momento y tener repercusiones indelebles. Se ha estudiado a profundidad que la ausencia de la madre o el padre inciden psicológica y emocionalmente en los hijos. Esos efectos, a menudo negativos, condicionan el funcionamiento adecuado del individuo dentro de la sociedad que lo acobija.

Dentro de se importancia, los lazos afectivos inseguros pueden propiciar la baja autoestima y la desconfianza. Además, la falta de seguridad y afecto pueden albergar conductas compulsivas, problemáticas y autodestructivas. El abandono a temprana edad puede representar una condición prevalente de confusión, rechazo y angustia.

Ciertamente esas circunstancias son dramáticas, recurrentes e indeseables para muchos. Por ello, los países occidentales han tomado la postura de considerar el núcleo familiar como un tema de interés público. Eso no solo implica apreciar su valor social, sino la intención de contribuir al bienestar general de la población.

La necesidad de apoyar, proteger y salvaguardar a aquellos más vulnerables es un reconocimiento a su importancia. Por eso la ayuda a núcleos familiares monoparentales, a cargo de alguien con discapacidad, numerosas o de inmigrantes, es crítico. De hecho, su cuidado está enfocado en preservar la semilla que alimenta y da forma a las sociedades.

Bibliografía:

http://www.lafamiliaimporta.org/blog/la-huella-del-abandono-consecuencias-de-un-padre-ausente
https://hipertextual.com/2015/12/tipos-de-familia
https://blog.micumbre.com/2009/09/21/la-importancia-de-la-familia-en-la-sociedad-sus-virtudes-y-valores-humanos/
http://www.aldeasinfantiles.org.co/que-es-aldeas/aldeas-defendiendo-los-derechos-de-los-ninos/la-importancia-de-la-familia

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *