Importancia de los hidrocarburos


Los hidrocarburos son moléculas orgánicas en cuya composición solamente entran átomos de carbono e hidrógeno. Son los compuestos fundamentales de la Química Orgánica, apareciendo en la naturaleza como gases, líquidos e incluso en ocasiones, sólidos. Los hay muy sencillos (el más sencillo es el metano) y ramificados en cadenas colaterales, más largas o más cortas. En general, son la principal fuente de energía a través de los combustibles fósiles y materia prima para múltiples procesos industriales.

Hidrocarburos – Fuente: Flickr

La afirmación anterior queda avalada recordando que el 87% de las actuales formas de energía se basan en estas sustancias. Solamente el carbón y el petróleo acaparan un 64%, correspondiendo el 23 restante al gas natural. Estas materias primas están compuestas por una combinación de diferentes hidrocarburos, siendo el gas es básicamente metano complementado con etano.

Sus características varían según el tipo de cadenas que formen, del que depende su clasificación como alcanos, alquenos y alquinos. Además de ellos, existen los llamados aromáticos, constituidos por anillos cerrados, como el benceno.

Los alcanos, llamados también parafinas, son los que se encuentran saturados, siendo los más conocidos el butano y el propano. Entre los alquenos, que son los de saturación media, puede destacarse el propileno. Los alquinos son los más insaturados, y entre ellos sobresale el acetileno.

Su importancia como combustibles

Quizá su principal aplicación, o al menos la más conocida, sea su faceta como combustibles. El gas natural ha copado ese rol en calefacción de industrias y viviendas, desplazando a los clásicos butano y propano.

Los motores de combustión interna usan la gasolina o el gasóleo como combustibles, que son mezclas de diferentes hidrocarburos. En ambos casos proceden del refinamiento del petróleo en las plantas destinadas a ello. Su diferente composición en hidrocarburos está en relación con las fases de la destilación fraccionada en las que se obtienen.

Su importancia en la industria petroquímica

Pero su importancia no solo deviene de ser los integrantes de los combustibles. Mediante procesos tecnológicos más sofisticados se logra un abundante aprovechamiento en la industria petroquímica. Son muchos los productos que pasan por nuestras manos que tienen como materia prima los hidrocarburos. Hablamos de detergentes, fibras textiles, plásticos, pesticidas, productos farmacológicos, disolventes, pinturas, ceras…

De hecho, el sector petroquímico ha diversificado enormemente el uso del petróleo, abriendo ingentes campos industriales. Y en toda su magnitud, los hidrocarburos son los máximos protagonistas a nivel de composición química.

El butano tiene su encaje en la elaboración de pilas, barnices, cremas, cloroformo o papel. Con algunos alquenos se fabrican aceites vegetales líquidos o grasas como la oleomargarina. El etileno en concreto es indispensable en la fabricación de materiales plásticos como el polietileno y tiene utilidad como anestésico.

Entre los alquinos, el acetileno se usa en la preparación de diversos compuestos, como acetaldehído, ácido acético, caucho artificial, etc. Con mención aparte para su aplicación en la industria de polímeros, fundamentalmente materiales plásticos.

Importancia para el medio ambiente y la salud

Estos compuestos son susceptibles de ocasionar grandes tragedias ambientales por vertidos incontrolados, especialmente en el medio marino. Estos incidentes, dada la toxicidad de estos compuestos, son letales para la fauna y flora marinas. Los ecosistemas son enormemente sensibles al impacto originado por un masivo contacto los mismos.

Los mecanismos a través de los cuales pueden desplegar su toxicidad son de diversa índole. En los animales pueden producir asfixia, efectos químicos con efectos crónicos letales o deterioro de funciones celulares. En los ecosistemas, cambios ecológicos con pérdida de organismos estratégicos para su mantenimiento que pueden dar paso a especies oportunistas.

Una intoxicación en las personas tiene como principal órgano diana el pulmón, que puede afectarse principalmente por aspiración. Por contacto puede producirse una dermatitis, con irritación de la piel que facilita la absorción de los componentes. Por otro lado, diversos estudios han asociado un aumento del riesgo de cáncer de piel con el contacto persistente con los llamados poliaromáticos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *