Importancia de los hongos


Un hongo se define como un organismo de la familia vegetal. Tan sencilla explicación encierra mucho más de lo que parece. Las setas, o los hongos si prefiere el término, suponen uno de los elementos básicos de la alimentación humana.

Hongos – Fuente: Pixabay

Al año se consumen más de veinticinco millones de toneladas en el planeta. Su aporte de nutrientes, como veremos más adelante, no es el único valor a destacar de estos organismos.

La conservación de los ecosistemas y buena parte de la industria alimentaria dependen también de los hongos.

Los laboratorios encargados de crear medicamentos encuentran en ellos unos compuestos que permiten desarrollar nuevas medicinas que curen enfermedades. Estamos, por lo tanto ante unos organismos llenos de virtudes como verá a continuación.

Los hongos como alimento

Un hongo puede llegar a tener un treinta y cinco por ciento de su peso en proteínas. En comparación con las frutas, hasta un trece por ciento, la diferencia es clara. También aportan vitaminas B (B2, B6, B12) y C.

Entre los minerales indispensables para una alimentación saludable destacamos el fósforo, el hierro y el potasio. La alta cantidad de calcio que contienen es también fundamental para una óptima salud ósea.

Al no aportar carbohidratos son un alimento recomendado en dietas de adelgazamiento. El ácido glutámico que contienen los convierte en un importante refuerzo para el funcionamiento del sistema inmunitario.

En comparación con otra frutas y verduras, un hongo aporta vitaminas, proteínas y minerales de mayor calidad y más beneficiosos para el cuerpo.

Los hongos y su importancia en la industria alimentaria y farmacéutica

Alimentos tan básicos como el pan necesitan de la levadura para fermentar. Lo mismo sucede con una bebida tan popular como la cerveza. En ambos casos, las setas son las que permiten poder degustar estos productos.

También son fundamentales para la curación de quesos tan famosos como el Roquefort. Sin ellos perderíamos por lo tanto la posibilidad de tomar alimentos básicos que necesitan de su labor.

En la industria del medicamento podemos comenzar indicando que la penicilina proviene de un hongo. La mayoría de fármacos destinados a mejorar el funcionamiento del sistema inmune tienen su origen en un hongo.

Su papel también se extiende como anticancerígeno, para recuperar la energía tras la quimioterapia y como previsor de enfermedades digestivas y cardiovasculares por citar algunos ejemplos.

Los hongos y su papel en el ecosistema

También tienen su importancia a la hora de mantener la vida en el planeta. Un hongo es una planta parásito que suele crecer a la sombra de una mayor de tamaño. Gracias a su capacidad para retener la humedad, muchos árboles pueden seguir haciendo su labor fotosintética.

El hongo le aporta a la planta más cercana los minerales arriba indicados, él recibe los carbohidratos que produce la fotosíntesis. Este quid pro quo ha permitido que los bosques sigan siendo un hábitat adecuado para muchas especies y que nos sigan protegiendo del cambio climático.

Son también indicadores perfectos de cómo evoluciona la naturaleza. De su supervivencia depende la del bosque, en primera instancia, y la del ser humano en última. Como se ha podido comprobar, estos organismos son fundamentales para la vida en el planeta.

Son un alimento lleno de nutrientes. Permiten la elaboración de productos básicos de nuestra alimentación. Forman el origen de muchos medicamentos. Equilibran el ecosistema. La importancia del hongo es un hecho irrefutable tal y como hemos explicado con anterioridad.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *