Importancia de la lactancia materna


La lactancia materna se podría definir como uno de los actos más naturales que puede llevar a cabo cualquier mujer. Gracias al mismo se protegerá mejor al recién nacido e incluso, como veremos más adelante, se recuperará mejor el cuerpo femenino tras el parto.

Lactancia materna – Fuente: Pixabay

A pesar de la mala fama que parece tener en estos días, dar de mamar a un bebé no debería ser tan criticado. Somos animales y el pensamiento no ha de eliminar totalmente tan saludable costumbre.

La OMS incluso aconseja esta lactancia durante seis meses. Aclara que no se han de usar productos químicos, ni biberones y similares. De esta manera el bebé tendrá una salud de hierro.

A continuación expondremos las virtudes de la lactancia materna y sus positivos efectos sobre el recién nacido y sobre la madre.

La lactancia materna, importante para el hijo y vital para la madre

La leche materna, salvo enfermedad, será siempre mejor aceptada por el recién nacido que la química. Los nutrientes que le aporta servirán para fortalecer su sistema inmune y para estimular el correcto desarrollo de su sistema nervioso.

Igualmente, el bebé va estimulando los músculos de su mandíbula al mamar. Va preparándose para cuando pueda comer sólido. La leche materna evitará también afecciones como la diarrea y casos de muerte súbita.

Pero también la madre se ve beneficiada al dar el pecho. ¿Sabía que este gesto contrae el útero y evita hemorragias? ¿Conocía que le ayudará a perder el peso ganado en el embarazo porque el cuerpo quema las grasas para crear esta leche?

Por lo tanto, si el niño o la niña se beneficia y la madre también ¿Por qué hay algunas personas que ven este gesto como un escándalo? Seguramente por ignorancia.

La lactancia materna, efectos psicológicos en la madre y en el bebé

Darle el pecho a un bebé no solo mejora, como hemos visto, la salud de la madre y del hijo, también supone un acto íntimo y personal que estrecha los lazos entre ambos. La madre libera oxitocina y puede luchar mejor contra la depresión tras el parto.

El bebé se sentirá más seguro al no rechazar un alimento que proviene de su propia madre. También se sentirá más tranquilo. El calor materno le ayudará a descansar mejor y a sentirse bien.

La madre contribuye así tanto a su propio bienestar como al de su hijo. Pocos actos en la vida pueden hacerse que conlleven tan interesantes consecuencias.

De nuevo la naturaleza demuestra su sabiduría. Si una buena parte de los seres humanos se ha criado de esta forma ¿Por qué no han de seguir haciéndolo?

La lactancia materna como garante de la existencia del ser humano

Es posible que algunas personas opinen que existen productos en el mercado que pueden ser mejores para el bebé que la leche materna.

Esta falsa idea parece pasar por alto que la leche de una madre tiene un ochenta por ciento de agua lo que evita que el riñón del bebé termine dañado.

Igualmente, la moralina imperante parece asustarse de ver un pecho y a un bebé mamando. Resulta paradójico que en las playas nadie se queje de ver lo mismo pero sin bebé. Este rechazo a un acto tan importante para la vida de la madre y del hijo podría traernos funestas consecuencias.

Esperamos haber aclarado por qué es importante seguir adelante con la lactancia materna. Los beneficios han quedado arriba expuestos y la última decisión sigue siendo de la madre.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *