Importancia del liderazgo


El liderazgo se define como la capacidad de una persona, el líder, para influenciar a otras y lograr un objetivo común. Esta habilidad puede darse en campos como la política, la empresa, la economía y toda aquella disciplina que necesite del esfuerzo para alcanzar una meta.

Liderazgo – Fuente: Pixabay

Cualquier tipo de organización en la que trabaje un buen número de personas necesita de alguien que marque el camino a seguir. El análisis de esta actividad forma parte de un buen número de estudios publicados y nadie parece llegar a un acuerdo sobre su importancia.

Sería interesante ver los aspectos positivos del liderazgo, contrastarlos con los negativos y llegar a una conclusión en la que se pueda decidir si es necesario, o no, que alguien comande los designios de una empresa u organización.

Es lo que intentaremos hacer a continuación con ese mismo objetivo. Nuestro análisis será objetivo para lograr que la conclusión final sea lo más cercana a la verdad.

Aspectos positivos del liderazgo

Un líder es aquella persona que es capaz de exponer sus ideas en voz alta, que entusiasma con sus acciones y que logra alcanzar todo lo que se propone con la ayuda del resto de trabajadores.

La consecución de sus metas se produce tanto por la coherencia de sus propuestas como por repartir el trabajo entre los empleados de forma efectiva. Él es el responsable del futuro de la organización que comanda, la persona que ha ido subiendo en el escalafón y la que logrará mejorar los resultados de las acciones a emprender.

Es decir, no se trata de que el líder se encargue de todo el trabajo sino de todo lo contrario. Él o ella propondrá una idea, dividirá la faena en equipos, delegará cuando sea necesario y valorará los resultados.

El liderazgo es, por lo tanto, un proceso de colaboración entre todos los integrantes de una empresa u organización.

Problemas de la ausencia de liderazgo

Imagine una gran empresa con cientos de trabajadores. La misma está dividida en departamentos. Cada uno hace su trabajo de forma mecánica para lograr los mismos resultados, o peores, una y otra vez. Es decir, faltan ideas, proyectos, objetivos y motivación.

Sin un líder que proponga una nueva manera de hacer las cosas el fracaso no tardará en aparecer. El liderazgo se encarga también de cambiar a los que conforman esos departamentos, de renovar a los trabajadores, de encontrar el sitio perfecto para cada persona.

También se logra pensar y actuar de forma más efectiva. Mejorar el nivel de beneficios. Conseguir alcanzar a la competencia. Convertir en algo distinto lo que era algo anticuado, estancado y sin demasiado futuro.

La ausencia de un líder significa mecanizar y deshumanizar el trabajo para convertirlo en una rutina contraproducente.

Consideración final

El futuro de cualquier empresa, asociación o similar pasa por la mente de un líder. Sin alguien que haga de guía, que proponga, que disponga y que organice los objetivos a alcanzar no habrá actividad alguna.

Para evitar estar siempre en la misma situación financiera y evolucionar es necesaria la participación de un líder. Esta persona no ha de convertirse en dictador sino equilibrar las fuerzas a emplear para conseguir que sus ideas sean una realidad.

Piense en la historia comercial de cualquier empresa, investigue cómo han llegado hasta aquí ciertas asociaciones y se dará cuenta de que siempre hay alguien que ejerce el papel que venimos describiendo.

Sin líderes el mundo sería más pobre, más anárquico y más incontrolable. La importancia del liderazgo es fundamental para entender la evolución del hombre.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *