Importancia de la matemática


Las matemáticas se definen como la ciencia que estudia la relación entre los números, las figuras geométricas o los símbolos abstractos de forma deductiva.

En este artículo trataremos de la importancia de esta disciplina en un sentido general. Así, incluiremos bajo el mismo nombre la matemática lógica y la aplicada, es decir, la disciplina que estudia la relación entre esta última como herramienta para solucionar problemas y otras disciplinas como la física o la economía.

Matemática – Fuente: Pixabay

Efectivamente, tal vez lo más importante de esta ciencia sea su carácter utilitario: su conocimiento y su práctica sirve para concretar problemas de otras disciplinas, abstraerlos en números y, con el ejercicio matemático, resolverlos. Es decir, sin las matemáticas no habría ninguna ciencia, ya sea pura o social.

El ejercicio matemático nos ayuda a desenvolvernos en el mundo del día a día. Con los números explicamos los fenómenos físicos como la relatividad o la gravedad. Con los números contamos el paso del tiempo y lo que cuestan las cosas. Sumamos, restamos, dividimos y multiplicamos de forma cotidiana: y sin estas operaciones no podríamos entender el mundo ni relacionarnos con él.

La importancia de las matemáticas en la educación obligatoria

El pensamiento matemático ha formado parte de la educación obligatoria casi desde siempre. Este hecho es un indicativo de su importancia. Sin embargo, a veces, en comparación con, por ejemplo, la alfabetización, algunas personas han dudado de su verdadera importancia.

No obstante, son numerosas las universidades que han dedicado tiempo, esfuerzos y estudios a desglosar los beneficios del desarrollo del pensamiento matemático en las aulas. Como podemos observar en este artículo de la Universidad de Costa Rica, las conclusiones en todos los estudios siempre son las mismas: los números deben formar parte del currículo escolar esencial, junto con la lectura y la escritura.

Manejar al menos los rudimentarios básicos de esta disciplina en la escuela nos asegurará en el futuro una educación esencial para la economía doméstica, por ejemplo. En este mundo moderno en el que las finanzas lo dominan todo, saber de números, aunque sea lo básico, es esencial para no cometer errores o ser engañados al cobrar una nómina, pedir un préstamo o firmar una hipoteca.

Y, por último, el desarrollo de esta ciencia no conlleva solo ser bueno con los números, sino que también nos enseña a descomponer realidades complejas, a pensar de forma abstracta, a resolver problemas y a predecir procesos lógicos.

Las matemáticas como ocio

No podemos olvidar tampoco la aplicación de esta disciplina en el entretenimiento. Aprender jugando es una de las maneras más sólidas y sencillas de aumentar nuestro conocimiento. Con los números ocurre igual.

Todo juego es, en esencia, matemática. Los dados, los juegos de tablero, los juegos del rol e incluso los videojuegos y la informática (conformados por códigos binarios) son en lo más esencial números.

Los mejores jugadores de ajedrez o de juegos de cartas como el póker han sido siempre grandes matemáticos. A través del entrenamiento y la práctica de estos y otros juegos como el Go, las damas o pasatiempos como el sudoku podemos ampliar nuestra capacidad mental.

Y en este mismo sentido, el ejercicio del pensamiento abstracto, matemático, numérico o lógico es una herramienta muy eficaz para combatir el deterioro cognitivo. El pensamiento matemático o los juegos en los que es necesario son, por tanto, eficaces tratamientos para mantenernos lúcidos incluso en la vejez.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *