Importancia de las matemáticas


Las matemáticas estudian los números y los valores abstractos, así como sus relaciones entre ellos. Pero, ¿por qué son tan imprescindibles? Gracias a esta ciencia tenemos una herramienta útil para el día a día. Sin ella no podríamos usar monedas, tampoco marcar números de teléfono o calcular las horas o el tiempo.

Matemáticas – Fuente: Pixabay

Sin embargo, de poco sirve reconocer los números si no sabemos qué hacer con ellos. Las matemáticas son la herramienta que nos permite realizar todo tipo de cálculos para llegar a un fin buscado. Todas las ciencias necesitan de ella. La Historia para sus cronologías, la geografía para las medidas y la medicina para las cantidades, por ejemplo.

Su uso estimula la lógica y el razonamiento, además de la creatividad, y nos permite conocer mejor el territorio en el que vivimos. Asimismo, estimula la agilidad mental y despierta el interés por resolver problemas de la forma más adecuada. El resultado de practicar operaciones matemáticas es una mayor habilidad en la toma de decisiones y, además, más rápida.

¿Por qué aparecen las matemáticas?

Al igual que el lenguaje, las matemáticas nacen para cubrir una necesidad del ser humano. Era vital buscar un sistema para echar cuentas, como calcular distancias, medir tamaños, contar animales… Las primeras medidas que se usaron fueron las diferentes partes del cuerpo: dedos, pies, brazos, etc. Comenzaron por cantidades y longitudes de pequeño tamaño que podían ser calculadas fácilmente.

Sin embargo, estas medidas no podían ser exactas, ya que variaban de una persona a otra. A esto se le sumaba que cada vez se necesitaban mayores mediciones y con este sistema se limitaban tanto distancias como longitudes. Entonces hubo que recurrir a otros métodos matemáticos más avanzados. Algunos de los matemáticos más sobresalientes de la historia son Euclides, Pitágoras y Arquímedes.

Entendemos gran parte del mundo gracias a esta ciencia, ya que nos da los utensilios para conocer todo nuestro entorno. Todos los objetos tienen unas medidas y un peso, y las herramientas indispensables para conocer estos datos son los números. Sin ellos no podemos interactuar ni con el mundo material ni físico.

La división de las matemáticas y su espacio cerebral

Muchos niños tienen grandes dificultades cada vez que se enfrentan a un problema matemático. Este episodio tan común, en realidad, no debería serlo. Las matemáticas están para ayudarnos, no para complicarnos la existencia. Los problemas y las ecuaciones nos sirven para aprender a resolver todo tipo de incógnitas.

Esta ciencia se divide en diferentes ramas, algunas de ellas son la aritmética, el álgebra y la geometría. La aritmética es la más usada por todo ser humano, ya que se ocupa de las operaciones con números. El álgebra se ocupa de los polinomios y de las ecuaciones. Y, la geometría, trata las figuras geométricas.

El hemisferio izquierdo se ocupa del razonamiento matemático. Más concretamente el lóbulo frontal, parietal y temporal. Cuando hay una buena conexión entre ellos los problemas matemáticos se convierten en algo sencillo de resolver. Prácticamente se activan las mismas zonas del cerebro que las que se utilizan para el lenguaje.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *