Importancia de la oficina


Se entiende por oficina el espacio que se le dedica en una empresa o institución a los trabajadores encargados de la gestión y administración. Este lugar es donde han de estar los empleados durante ocho horas al día y el verdadero motor de ese establecimiento o asociación.

Oficina – Fuente: Pixabay

Es ahí donde se recibe la correspondencia, también se revisa la contabilidad y se deciden los próximos pasos a dar. La disposición de la oficina, la calidad de los muebles, el diseño y otros aspectos son fundamentales para mejorar el rendimiento de los que allí trabajan.

Varios estudios confirman que unos cambios en un lugar de trabajo aburrido ha logrado mejorar la efectividad de las medidas adoptadas.

A continuación glosaremos cómo ha de ser una oficina ideal, qué no debe haber en ella y su importancia en el desarrollo empresarial.

¿Cómo debería ser la oficina perfecta?

Si se trata de estar en el mismo espacio ocho horas al día la respuesta a esta pregunta es la palabra comodidad. Es decir, las mesas de trabajo, las sillas de ordenador, las pantallas que se utilizan y todo lo que rodea al trabajador ha de facilitarle su tarea.

Debería haber luz natural porque sirve para amoldarse mejor a la jornada laboral. Sería interesante no usar los clásicos cubículos sino espacios diáfanos, sin paredes en los que la pertenencia al grupo sea una realidad y no un ideal.

Hay que apostar por hacer un diseño funcional que huya de detalles inútiles. La cromoterapia también funciona. Se ha demostrado que ciertas combinaciones de colores estimulan al trabajador.

Otros elementos como plantas o zonas de descanso al aire libre son recomendables. Incluso un hilo musical adecuado podría convertirse en un gran aliado. Un espacio como el descrito es más del sesenta por ciento de la efectividad de una empresa.

Oficinas poco rentables y contraproducentes

Si su empresa/institución tiene su sede en un edificio de los años sesenta le será complicado reestructurar el espacio pero no imposible. En lugar de crear una granja de pollos en la que cada uno tiene un ordenador del siglo pasado e intenta progresar, apueste por la modernidad.

Trabajar con luz eléctrica influye en la eficacia de cada empleado. Lo mismo sucede cuando no se dispone de una tecnología actual que provoca retraso en el trabajo. Este factor afecta a la competitividad de la compañía y puede traer nefastas consecuencias.

El objetivo es aumentar la productividad y la motivación. Imagine que tiene que ir a trabajar ocho horas a un lugar con poca luz natural, en el que no ve a sus compañeros. No existe esa sensación de pertenencia al mismo grupo humano y seguramente terminará deprimiéndose.

Estos factores arriba expuestos pueden ser un cambio más interesante que el que pueda proponerle cualquier encargado de gestionar los designios de su empresa o institución.

El futuro de la oficina

Hoy en día muchas empresas apuestan por la oficina virtual con espléndidos resultados. El trabajador trabaja desde casa, usa una plataforma para saber qué ha de hacer y lo va haciendo en un entorno más amable y cercano.

La idea es positiva, como también lo es el pensar que si así se aumenta la efectividad ese es el objetivo en el espacio físico: que se sienta el trabajador como si estuviera en su casa.

El verdadero motor de cualquier institución es la oficina. Por ella pasa todo lo que terminará afectando a esa empresa o negocio.

Creando un lugar como el arriba descrito estaremos mejorando el corazón del lugar en el que se trabaja y apostando por la evolución.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *