Importancia del agua para los seres vivos


El agua para los seres vivos es tan vital como el aire. El cuerpo de todo ser que habita en la Tierra necesita de agua para poder realizar sus funciones vitales. Las plantas para la fotosíntesis, los animales marinos para respirar y los terrestres para vivir con salud.

Agua para los seres vivos – Fuente: Pixabay

Los seres vivos contienen un porcentaje muy alto de agua en su cuerpo. Para mantenerse hidratados, saludables y cubrir sus necesidades diarias deben consumirla a diario. Prácticamente todos están compuestos por un alto porcentaje de agua. Los peces pueden llegar a tener hasta un 80% y las medusas más del 99%. El ser humano sobre un 70% y los animales entre 60 y 90%.

La deshidratación puede acarrear serios problemas de salud e incluso la muerte. Puede afectar a la visión, a los huesos y a cualquier otra parte del cuerpo. Teniendo en cuenta que todos estamos formados por agua, si esta nos falta, nuestro cuerpo se resentirá. El resultado de esta escasez puede derivar en una afección o grave enfermedad.

¿Qué función tiene el agua en los seres vivos?

Ante todo, forma parte de nuestro organismo y es la que se ocupa de su buen funcionamiento. Masticamos los alimentos gracias al agua, ya que es la encargada de generar saliva y deshacer los alimentos. Limpia el organismo eliminando parte de las toxinas. Regula la temperatura corporal y colabora en la formación de las células.

Es imprescindible para las reacciones químicas que se generan en todo organismo viviente. La necesitamos para todos nuestros órganos, huesos y tejidos… hasta para respirar. También regula el clima y la temperatura de nuestro entorno. Su protagonismo es esencial tanto en el interior como en el exterior del cuerpo. El agua para los seres vivos es sinónimo de su existencia misma.

Las plantas absorben del agua todos los nutrientes que necesitan para vivir. Los animales y las personas también la necesitan con un fin fisiológico, pues la pierden al transpirar y precisan reponer esas pérdidas diariamente. La función del agua siempre es beneficiosa para todo ser vivo y jamás daña su estructura corporal.

No todos necesitan el mismo tipo de agua ni la misma cantidad

Hay algunos tipos de plantas que están adaptadas para vivir sin agua por largo tiempo, como la rosa de Jericó. Lo mismo ocurre con algunos animales. La rata canguro de los desiertos de Norteamérica, no bebe agua, pero la extrae de los alimentos que consume. El agua es esencial, sin embargo, algunos seres vivos necesitan absorber menos cantidad que otros.

Encontramos diferentes tipos de agua para los seres vivos, como el agua dulce y la salada. La primera proviene de ríos y lagos y en ella viven truchas, lampreas, anguilas… El agua salada es la de los mares y océanos, en ella se encuentran la mayoría de especies marinas.

La diferencia principal entre estos dos tipos de agua es la salinidad. Los peces eurihalinos, como el salmón, se adaptan a ambos medios. ¿Cuál es el secreto? Estos pueden soportar ambientes con diferentes grados de salinidad. Pero, sean del medio que sean, todos necesitan el agua para vivir.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *