Importancia de la redacción


Se entiende por redacción un texto redactado o a la acción de redactar. Con esta última acepción nos quedamos para desarrollar la importancia de este término en distintos ámbitos. Redactar de forma correcta significa poder expresar algún mensaje, conocimiento, teoría o similar de manera que el lector lo entienda.

Redacción – Fuente: Pixabay

Hay muchos elementos que influyen en este resultado. Desde el uso de los signos de puntuación a un vocabulario correcto, un texto se compone de varias partes que hay que conocer previamente.

El esquema presentación-nudo-desenlace parece seguir sirviendo aunque dependerá del texto a redactar si se puede, o no, aplicar.

A continuación glosaremos tanto algunos consejos para lograr hacer una redacción correcta como los beneficios de este hecho. Concluiremos valorando la importancia del término a definir.

Elementos de una buena redacción

Al no existir una norma escrita, cada persona redacta como buenamente puede. La influencia de las redes sociales parece habernos forzado a escribir en apenas doscientos caracteres el mensaje que queremos transmitir.

Redactar bien supone exponer los conceptos de forma clara, evitando usar palabras demasiado coloquiales pero sin caer en los tecnicismos. Las frases cortas son más útiles para ir colocando las piezas del rompecabezas. La prolija adjetivación mejor dejarla para la prosa poética.

Use bien los signos de puntuación, se inventaron para algo, y revisa con un corrector las posibles faltas de ortografía. Cuando termine de escribir deje el texto unos días y vuelva a leerlo. Si piensa que ha logrado su objetivo ya está listo para ser enviado, leído o usado en su lugar correspondiente.

¿Cuántas veces hemos leído en un periódico un texto un par de veces porque no hemos logrado enterarnos de nada? Esta situación es la que hay que evitar cuando hagamos lo propio.

Beneficios de una buena redacción

A la hora de escribir un texto comercial, una carta a un cliente, una nota para la comunidad de vecinos o lo que sea menester, el lector va a deducir del mismo un mensaje determinado.

La redacción es casi una tarjeta de presentación de su autor. De su claridad a la hora de exponer los términos a describir dependerá la imagen que se tenga del mismo. Si se trata, por ejemplo, de una carta a un cliente enviada por una empresa, será éste el que obtenga una imagen determinada de la misma.

No se trata, por tanto, ni de redactar un telegrama, ni de hacer un testamento. En el punto medio está la virtud para que cualquier persona pueda entender sin problemas lo que queremos transmitir.

En algunas ocasiones no bastará con una frase, en otras necesitaremos más pero piense siempre en la claridad y en la concisión como aliadas para escribir un buen texto.

Valoración final

Si lee un texto mal redactado tendrá que esforzarse por leerlo de nuevo, preguntar a su autor, buscar ayuda y una serie de acciones que bien pueden terminar con la paciencia de cualquiera.

La importancia de una buena redacción reside precisamente en evitar lo antedicho. El lector ha de leer el texto y adquirir el conocimiento propuesto, el mensaje, la advertencia o lo que se haya querido comunicar.

Solo así se consigue que la comunicación fluya y que no haya que trabajar el doble para entender un par de frases.

Sin una buena redacción no existiría ni el marketing, ni la publicidad, ni la investigación científica, ni la comunicación humana. De ahí su importancia.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *