Importancia de la respiración celular


La respiración celular es la base de la vida. Para poder realizar las distintas funciones metabólicas responsables de la supervivencia es necesario disponer de energía. Para poder obtener dicha energía se lleva a cabo una reacción química que conduce a la producción de la misma a partir de los alimentos que se ingieren. Esa energía se acumula en las células en unas moléculas denominadas ATP.

Respiración celular – Fuente: Public Domain Pictures

Es decir, de la misma manera que un coche requiere de combustible para poder funcionar, las células necesitan energía para realizar sus funciones. Para obtener dicho combustible celular es imprescindible que tenga lugar la respiración celular. Este proceso es imprescindible para producir la combustión de los nutrientes ingeridos y obtener la energía vital necesaria.

Desde un punto de vista químico este tipo de respiración consiste en un proceso de combustión. La glucosa es el combustible, el oxígeno es el comburente. Como productos de la reacción se produce anhídrido carbónico como producto de desecho.

Desde un punto de vista mucho más simple, la respiración de las células consiste en el intercambio de gases entre el medio exterior y la sangre. El oxígeno se capta del exterior y el dióxido de carbono o anhídrido carbónico se expulsa cerrándose el ciclo de la respiración.

La respiración celular tiene lugar en lo que se conoce con el nombre de mitocondria http://dle.rae.es/?id=PQPAbHN. Estos organismos celulares son los principales responsables de producir el ATP a partir de los nutrientes suministrados. Son, por tanto, los verdaderos artífices de este proceso sin el cual la vida no sería posible.

Importancia de los distintos tipos de respiración

Para que el mecanismo de la respiración tenga lugar es necesaria la presencia de oxígeno. Sin esta sustancia no es posible que dicho proceso tenga lugar. Desde este punto de vista, llegaría un momento en que el oxígeno de la atmósfera se agotaría.

Esta situación no tiene lugar gracias a la peculiar respiración que realizan las plantas verdes. Este tipo de especies mediante la fotosíntesis, captan dióxido de carbono y expulsan oxígeno. De esta manera es posible compensar de alguna manera la cantidad de oxígeno consumida por el resto de seres en la respiración.

La respiración de las células es la que impulsa la vida. Es la manera de que la perfecta máquina que es el organismo no cese su actividad. Es la base de todo proceso, dado que gracias a la energía que produce todos los demás procesos pueden tener lugar.

Importancia de la respiración celular

Algunas de las funciones en las que se evidencia la importancia de este proceso son:

  • Produce la energía para provocar la síntesis de proteínas
  • Es la responsable de que la división celular tenga lugar
  • Proporciona la energía necesaria para que se produzca la contracción celular
  • Produce ATP, molécula energética que se emplea como moneda de cambio en todos los procesos metabólicos.
  • Como producto de desecho se genera agua, que se libera a la atmósfera y dióxido de carbono. Este dióxido de carbono permite que las plantas realicen la fotosíntesis que es capaz de devolver oxígeno al medio.
  • Gracias al ATP obtenido debido a la respiración, es posible realizar la contracción de las fibras musculares. Además, es el responsable del transporte de iones dentro de las células, para compensar gradientes de concentración.
  • La respiración, al suponer un proceso de combustión, proporciona el calor necesario para mantener la temperatura de los organismos. Este hecho resulta de gran importancia para aquellos seres cuya existencia tiene una alta dependencia del calor generado internamente.

Tipos de respiración existentes

Básicamente, existen dos tipos de respiración: la aeróbica y la anaeróbica. La respiración aeróbica la realiza la inmensa mayoría de células. En ella los electrones son captados por el oxígeno molecular produciendo agua.

La respiración anaeróbica es aquella en la que el receptor de esos electrones es una molécula distinta al oxígeno. Es un tipo de respiración que se realiza por muchos microorganismos, principalmente aquellos denominados procariotas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *