Importancia de la respiración


Hablar de respiración es hacerlo de la función biológica más vital de nuestro organismo. La absorción de oxígeno y la posterior expulsión de dióxido de carbono es, en definitiva, lo que nos mantiene vivos. Si el oxígeno es nuestro alimento primario, la respiración es nuestro auténtico motor.

Respiración – Fuente: Wikimedia

Dada su esencial y trascendental importancia, el acto de respirar cobra un papel relevante en diversos ámbitos científicos relacionados con la salud. Así, por ejemplo, la psicología enseña un buen número de efectivas técnicas para su control y dominio. La ecuación está clara: controlar la respiración es controlar (mejor) nuestra vida.

Como centro de nuestro ser, educar nuestra respiración supone una poderosa herramienta para afrontar exitosamente -o con menos sufrimiento- las distintas situaciones vitales. No es una casualidad que, en momentos difíciles o importantes, siempre haya alguien aconsejando sobre la manera de respirar: “Respira profundamente”, “Respira con calma”, “Sigue respirando”…

El acto de respirar como camino a una vida más saludable

Hoy en día son cada vez más los especialistas en salud que tienen muy clara la relación entre respiración y calidad de vida. En ello ha tenido mucho que ver la influencia y mejor conocimiento de las sabias y milenarias técnicas y filosofías orientales. El yoga y la meditación han demostrado científicamente sus increíbles beneficios para nuestra salud.

¿Y qué es aquello en lo que hacen hincapié los profesores de dichas técnicas? Efectivamente, la base para la correcta ejecución de las mismas no es otra que la respiración. Por tanto, se trata del mecanismo fundamental para acceder a esos grandes beneficios.

Y es que hablamos de la llave para lograr la relajación, ese estado ideal en general y que, particularmente en yoga y meditación, es condición indispensable. La ecuación anterior queda ahora completa: controlar la respiración es alcanzar la relajación, con la que controlamos (mejor) nuestra vida.

Dime cómo respiras y te diré cómo vives

De hecho, en la enseñanza de estas potentes técnicas orientales, más allá de la necesidad de su correcto uso en ellas, se instruye en la respiración como trascendental acto cotidiano. La acción de absorber oxígeno y expulsar dióxido de carbono se convierte, en realidad, en toda una filosofía de vida. Una filosofía que debería ser inculcada a todos desde niños.

http://elyoga.about.com/od/Tecnicas/a/La-Importancia-De-La-Respiracion-en-el-yoga.htm

Sin duda, en la medida en que respiramos de una u otra manera, vivimos nuestra vida de igual forma. De ahí, como decíamos, que la psicología también incluya entre sus técnicas más importantes las respiratorias.

Cualquiera puede comprobar cómo una simple absorción lenta por la nariz de la mayor cantidad de aire posible, llevado al abdomen hasta su dilatación y dejado salir a través de costillas, esternón, pulmones y nariz, reduce considerablemente el estrés. Se trata, en el fondo, de ser conscientes de cómo respiramos.

Si todo esto, además, lo contextualizamos en esta era que vivimos, respirar correctamente se hace aún más indispensable. Vivimos tiempos convulsos, tiempos de inmediatez, real y digital. Estamos bombardeados constantemente por estímulos de todo tipo, y, así, olvidados en gran parte de nosotros mismos.

No es de extrañar, pues, que enfermedades como el estrés y la depresión sean las terribles protagonistas de hoy, cuando no el innombrable cáncer. Sin embargo, siempre se está a tiempo de revertir esta situación. Sencillamente, porque siempre se está a tiempo de respirar conscientemente. De relajar nuestra vida.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *