Importancia de los símbolos patrios


Los símbolos patrios son aquellos que representan a un país ante el resto. Se consideran dentro de este grupo a la bandera nacional, el escudo de la nación y el himno entre otros. Es la manera de identificar a cualquier país y a los mismos se les debe, cuando menos, respeto.

Sin entrar en nacionalismos trasnochados, hemos de reconocer cómo los tres elementos antes mencionados son el fruto del acuerdo de nuestros antepasados y el resultado de nuestra propia historia.

Símbolos patrios – Fuente: Pixabay

En algunas ocasiones, los ultrajes que reciben van en consonancia con el analfabetismo del que los comete. Sin estos símbolos también perderíamos nuestra identidad y una buena parte de nuestra historia.

A continuación comentaremos el valor de estos símbolos en la sociedad actual y el futuro de los mismos. Ambos aspectos han de llevarnos a llegar a una conclusión oportuna sobre su importancia.

Los símbolos patrios en el siglo XXI

En ciertos países europeos mostrar la bandera nacional es casi una ofensa para algunos. Este tipo de actitud no deja de ser hipócrita ya que todo el que ha nacido en un país tiene algo en común con el resto de sus paisanos.

El abuso de estos símbolos por parte de algunos dictadores ha terminado identificando su ostentación con los presuntos seguidores de aquellos. Parece que de vergüenza sentirse de un país determinado.

Curiosamente, en el continente americano ocurre todo lo contrario. En cualquier país es fácil encontrar la bandera nacional en cualquier parte y la lucen con orgullo en todo momento.

Quizás en el viejo continente deberíamos tener algo más claro que estos símbolos nos reflejan como sociedad ante el resto del mundo. Respetarlos es respetarse a uno mismo.

Los símbolos patrios y su futuro inmediato

El separatismo es uno de los males que recorre Europa. Muchos son los que no reconocen, tras años beneficiándose del Estado, su pertenencia a un país y quieren crear uno nuevo sin base histórica y sin este tipo de símbolos.

Identificarse con una bandera autonómica es también factible pero ignorar lo que ha hecho el país del que se formaba parte supone ignorar la historia.

Lo que parece evidente es que también en el nacionalismo hay banderas, himnos, idiomas y símbolos patrios de todo tipo. Es decir, estos símbolos son inherentes a todo tipo de persona.

El ser humano necesita este tipo de elementos para sentirse parte de la sociedad. La pertenencia a un país determinado marca la existencia.

Conclusión

Sea independentista, nacionalista o simple paisano, una bandera, un himno o un escudo son tres elementos fundamentales para crear una sociedad. Sin ellos no habría un punto de unión entre todos los habitantes de un país o comunidad autónoma.

Sentirse miembro de un país supone serlo también de un grupo humano que tiene como objetivo respetar su propia historia, inventada en muchas ocasiones, y mejorar como sociedad.

Los símbolos patrios marcan el camino a seguir por un país y forman parte de su pasado, de su presente y de su futuro. Cada bandera lleva en su interior el esfuerzo de muchos que nos precedieron.

La importancia de estos símbolos radica en que son el denominador común que todos tenemos. Es el nexo que nos ayudará a progresar, a mejorar, a ser un país mejor y con menos injusticias.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *