Importancia de los valores


Según el diccionario de la RAE, los valores son el «alcance de la significación o importancia de una cosa, acción, palabra o frase». La definición no queda nada clara y quizás debemos acudir al uso del español para obtener otro tipo de acepción.

Se entiende por la antedicha palabra aquellos pensamientos, o parámetros, bajo los que actúa una persona. Es decir, la forma de pensar o de entender el mundo. Es una manera más de aplicar el pensamiento lógico e incluso moral a todos los actos que se llevan a cabo.

Estos valores son fundamentales a nivel educativo y profesional. En el primero de ellos porque los niños irán aprendiendo conceptos básicos para su desarrollo personal. En el segundo porque la ética ha de ser la que marque el camino a seguir en nuestro trabajo.

Intentaremos a continuación glosar los antedichos apartados y resumir la importancia de los valores a modo de conclusión de este artículo.

La educación en valores

Para que un niño aprenda conceptos como la tolerancia o el respeto hay que comenzar educándole correctamente. Usar una frase como «esto es así porque lo digo yo» no ayuda, en nada, a que nadie aprenda por qué hay que hacer las cosas de un modo determinado.

Jóvenes con valores.

Jóvenes con valores. Fuente: Pixabay

Del ámbito familiar hay que saltar al educativo y es en la escuela donde el niño debe seguir aprendiendo. Para que un niño aprenda esta parte de la ética real, que termina dándoles bondad o maldad a sus actos, ha de ser educado correctamente.

Muchos colegios presumen de educar en valores cuando nadie sabe, exactamente, a qué se refieren. En este terreno de la educación entra en juego la ética profesional de los docentes.

Se mezcla pues el concepto básico de valor con el personal de un profesor que quizás tenga que educar a un niño según la filosofía de su empresa. De este último aspecto hablamos a continuación.

¿Se podría vivir en una sociedad sin valores?

La importancia del término que venimos describiendo tiene una parte que afecta al individuo y otra que afecta a la sociedad. Si una persona es capaz de aplicar sus normas morales a sus actos estará actuando bajo su propio código moral.

Si otra persona no tiene valores y además hace lo que le place la sociedad se rompe. Es decir, aunque cada cual lleva su vida como quiere, esto no significa que nuestros conceptos entren en el terreno de otra persona.

Somos seres sociales por lo que cualquier acto lo es por la unión del mismo a nuestros semejantes. Actuar de una manera o de otra es el resultado de cumplir esas normas que nos imponemos.

En sociedad, parece imposible pensar que alguien va a romper las normas del juego generales. Cuando esto ocurre la reacción es de repulsa como hemos visto en casos de atentados terroristas o injustas medidas tomadas por el gobierno de turno.

Conclusiones

La educación es fundamental para que el ser humano vaya aprendiendo a tener su propia ética. Cada persona ha de tener claro que es «bueno», «malo» o «moral». Este objetivo se alcanza tras años de ser educado de forma correcta.

En el mundo de la empresa se puede actuar de forma egoísta y lograr muchos beneficios. Esto no significa que, más temprano que tarde, el cliente no conozca la falta de ética que les ha llevado a triunfar.

Tener un código personal o una manera de actuar en la vida supone, implícitamente, respetar al prójimo.

Respetando es la única forma de ser respetado y de lograr el objetivo de ser feliz.

Bibliografía:

https://www.uaeh.edu.mx/investigacion/icea/LI_SisInfoFin/Demet_Polo/importanciavalores.pdf
http://www.eleconomista.es/blogs/la-conciencia-del-directivo/?p=559
http://edu.jalisco.gob.mx/educacion-valores/importancia-de-los-valores

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *